La DGT clasifica el parque de vehículos en función de su potencial contaminante